inicio > critica

español | ingles

Critica

1996: Osvaldo Svanascini - "Aproximación a la Obra de S. Brewda", Argentina

En las obras de Silvia Brewda los acontecimientos toman distancia y se petrifican hasta formar íconos que han poblado tiempos y épocas. Algunos artistas se inclinan por desarrollar una crónica de hechos que, históricos o contemporáneos, componen o comprometen una temática tanto real como estimulada por signos ocurrentes. Puede hablarse de un simulacro de cosmologías o virtuales narraciones. En el caso de Brewda, que ya en la serie de las ataduras, o a través de las cajas insuflaba un valor metafísico-subreal al hilo conductor, estos planteos no se rigen por una historia determinada. Una planta arquitectónica, una columna, un mamífero, ciertos personajes que remedan danzarines o figuras del mundo rupestre no intentan componer un asunto propiamente dicho. Todos aparecen con voluntad individual, y se agrupan distorsionando su propio tiempo, unidos por la voluntad del recuerdo. Varias son las técnicas que maneja la artista. Y a la riqueza de esas superficies se agrega un toque de antigüedad, texturas que se tornan a sí mismas testimonio. Por otra parte, el mismo monocronismo ayuda a la cohesión de los elementos, y se enlaza como receptor consecuente. Y es allí donde la integración se resuelve paralelamente a un refinamiento dominante, y hasta se trueca subjetivamente en una pátina que parece prevenir otros tiempos. Estas recientes pinturas de Silvia Brewda consiguen, además, retrotraernos a la maravilla de los cuentos de la infancia, que por momentos dejamos apresados en una esquina del subconsciente. Son obras que no buscan la provocación ni pretenden moralizar. Se pueden aspirar como un vínculo secreto, más allá de algarabías y previsiones, como esos recuerdos que la acción de los años no deteriora. Espacios, en fin, para morar en ellos. Como diría Apollinaire: "Vienne la nuit sonne I’heure Les jours s’en vont je demeure"