inicio > critica

español | ingles

Critica

1988: Alfredo Andrés - "Brewda en Cristel K", Diario La Cosa, Argentina.

Barulleros, tumultuosos, coctelera, un chipirichichin: hablo de los dibujos y las pinturas de Silvia Brewda. Como si hubiese imaginado todo lo que imaginó, lo hubiese tirado a un tacho y tras la mezcla... cataplún, un baldazo al plano, a la tela, el papel o el "pelpa". Por ahora se me hace difícil ver una identidad perfilada con claridad. En todo caso, lo de Brewda se siente aún umbilicalmente aliado a mucha cosa reciente y no tan reciente. Con este antecedente –que todavía no es un reparo– lo suyo atrapa en la medida que se lo siente en la piel: rascando, dando pellizquitos, diciendo "aquí estoy, vengo en serio". ¿Cómo no abrirle crédito? Muñequitos, personajes, mamarrachitos míos y/o suyos, pajorrales y criaturas que alguien querrá patentar, son instaladas en esa gran pajarera plana que constituye cada uno de sus soportes en convivencia con zonas de color a puro color: paleteado, chorreado, puesto en circulación. Trozos de tela pegoteados aquí y acullá (¡olé!), por si fuera poco. El mensaje tiene una inapelable coherencia interna que, por suerte, se exterioriza. Ojo entonces que la dama no es sólo impulso. Ojo entonces que su "afuera" no es igual a su "adentro". O tal vez, Aquel es la manera con que el último pretende evidenciarse. A su manera, Silvia Brewda re-inventa “La consagración de la primavera", del "che" Stravinsky, en versión rioplatense. Con sus cosmogonías de bolsillo en clima de parodia, Silvia Berwda se tira a la pileta a fuerza de una motricidad (dicen los pedagogos y psicopedagogos), que engancha. Que hará con semejante arsenal en un incógnita que ni Arnaldo Rascovsky ni Bernardo Neustad (homenaje a la bichología aborigen), podrían dilucidar, aunque claro, podrían dar a conocer teorías (¿qué?) al respecto. Sin respeto. Sin reporte. Sin re mi fa sol la si do.