inicio > critica

español | ingles

Critica

1988: Daniel Crossa B. - "Es tiempo para las insinuaciones sarcásticas", Diario El Heraldo de Buenos Aires, Argentina

Manejando simultáneamente la formula del color lúdico, según muestra la obra de Silvia Brewda. Percibir una imagen es el futuro del interaccionar entre la fuerza física y la potencia interior del que observa, en tanto éste condiciona las fuerzas exteriores a su propia escala valorativa. Lo externo actúa como un agente lumínico que golpea nuestro ojo y motiva cambios en la propia retina, mientras lo interior conforma la tendencia dinamizadora del observador a recomponer el justo equilibrio luego de cada impulso externo: sosteniendo, manteniendo de esa manera su propia organicidad relativamente estable. El sistema nervioso central "organiza" los golpes provenientes-del-afuera. ¿Es en consecuencia, la distinción entre marcos recientes externos e internos, un artificio, una convención, dado que cada experimento opaco-sensorial actuando en el "afuera-de-la-obra" se transforman en una parte de la experiencia del cuadro interior?. Los sistemas que emplea Silvia Brewda para develar este interrogante sobre el campo visual de sus imágenes, son el resultado de una investigación sostenida y metódica. Color y luz son elementos que dependen de las áreas circundantes inmediatas: un valor, un brillo, es aumentado o disminuido mediante el accionar de valores vecinos, a veces yuxtapuestos: una tinta es neutralizada por otra de la misma o justa manera. Igual sucede con las calidades de sus composiciones, formas, medidas, disposiciones, son concebidas en su mundo interior. - inquietante, grotesca, siempre sensual –relacionadas con el conjunto todo, y su cualidad intrínseca depende de sus accidentes. Jerónimo Bosch, Pollock (quizás sus directos "antepasados") son ejemplos más que válidos de lo que apunto. Hay –leamos en la introducción del catálogo– “intenciones paródicas que se reconocen al instante máscaras con las que se despliega el paisaje de íntimas insinuaciones (...), denuncias que no disimulan la desesperanza que la inspira (...); pero más allá del sarcasmo, del empleo casi corporal del color, asoma la ternura de esta pintora”. Silvia Brewda, como otros plásticos de la última generación –trabajó con Cañás y Renart– utiliza métodos que la incluyen entre los artistas gestuales aunque de modo intencional o no, la poderosa influencia del informalismo sigue viva en sus trabajos. Interesante muestra que señala, otra vez, que el calificativo de “generación joven” puede ser útil si se trata de definir una actitud de tránsito desde lo objetivo hacia la abstracción.