inicio > critica

español | ingles

Critica

1978: Miguel Briante - "Una imagen que no tranquiliza", Revista Confirmado, Argentina

Silvia Brewda: Serie de las ataduras. Hasta el 24 de Junio, en Atica, de Paraguay 414. Una muestra excelente. El primer sobresalto es más leve de los que vendrán después, aunque todavía no se sepa: es un busto, o el hueco de un busto, con la cabeza de perfil, dibujado con sogas dibujadas en un aire no dibujado que está adentro y afuera del dibujo. Como si primero hubiese atado la cabeza –o de una persona, todavía no se sabe– y después hubieran escamoteado el busto o la persona. Ese es el dibujo que está en la vidriera, anunciando la exposición y después resulta ser casi el menos personal, para el más convencionalmente resuelto. Pero ahí está la idea, según podrá explicarlo su autora, Silvia Brewda (29 años), recibida de profesora nacional de pintura en 1967, premiada con una mención en el Salón Nacional de Grabado y Dibujo en l977), hablándome de su primera exposición individual, llamada Serie de las ataduras: "El tema surgió en un proceso. Yo hacía figuras y desde las figuras nacían cosas hacia fuera, o eran seres humanos que lloraban en el espacio. Me centré en el retrato y de pronto la fuerza fue de afuera hacia adentro y las figuras podrán ser seres humanos o estatuas. Siempre atados. El proceso va desde las figuras absolutamente inmóviles hasta que empiezan a liberarse. Siguen atados pero algunos tienen orejas y ya pueden oír, a otros les aparecen ojos y ya pueden ver, una posibilidad de moverse. En esa angustia de los atados hay una salida". Explicación realizada, la obra –14 dibujos realizados a lápiz, elegidos de un año de trabajo- habla por ella misma y dice más cosas. Patética en el límite justo puede mostrar la cabeza invertida de una mujer envuelta en velos, colgando de una roldana –una roldana aséptica, por la que corre una soga que sube hacia no se sabe dónde-, o esa misma cabeza ahora en posición normal, como si tuviera cuerpo, colgando de un palito sostenida por dos pilones, o una oscura forma, un busto fantasmal cuya cabeza termina bruscamente un poco más allá de la frente, envuelto en tiras anudadas que lo cercan y al mismo tiempo completan su contorno. Esa ferocidad que puede ser anecdótica, llega a su límite plástico en ese equilibrio en el que lo dicho es lo hecho, lo expresado es la forma, en "Acepta las circunstancias en que se encuentra", un dibujo tan contenido como fuerte. En un momento en que hasta los nuevos plásticos creen que lo más cómodo es encontrar una manera digna de decorar paredes. Silvia Brewda, en su primera exposición individual, se anida a tener una imagen definida y, con esa imagen, a bucear en metafóricas pesadillas que no dejan tranquilo a nadie, que más bien dan temor.